Las piscinas son uno de esos espacios en los que llevar a cabo una reparación de pavimentos, a pesar de que muchas veces no lo tengamos en cuenta. Al igual que el resto de firmes, los que forman parte de este espacio se deterioran y hacen muy importante la reparación de pavimentos en una piscina, ¿sabes por qué?

Hay que tener en cuenta que este tipo de construcciones tienen que contar con totales condiciones de seguridad con el fin de reducir accidentes todo lo posible. Ya sea en un espacio público o privado, esto se hace imperativo sobre todo por la presencia de niños o personas de avanzada edad que tan solo quieren disfrutar de un baño.

Dejar pasar los defectos que van surgiendo en las paredes e ignorar la reparación de pavimentos en la piscina nos va a empujar a un alto desembolso a medida que esos desperfectos se hagan más notables. Incluso, llegados a cierto punto, ya solo nos quedaría como remedio hacer o comprar una piscina nueva, y como bien sabemos, mejor prevenir que curar, ¿no es así?

Por qué hacer una reparación de pavimentos en una piscina

Ahora ya sabemos por qué motivos principales nos viene bien la reparación de pavimentos en una piscina, pero, ¿qué síntomas nos indican que la tenemos que realizar?

Irregularidades en el pavimento

Con el paso del tiempo, y por la humedad que soporta, el pavimento de una piscina se puede desgastar, independientemente del tipo de material con el que esté construida, creando irregularidades que pueden causar tanto daños físicos a las personas como a la estructura de la piscina.

La mejor manera de comprobar si nos hace falta la reparación de pavimentos en una piscina es, obviamente, cuando esta está vacía. De este modo, podemos revisar tanto las paredes como el suelo y comprobar de cerca si tiene algún tipo de desperfecto. Suelen ser comunes los desconchones de pintura en las que tienen un pavimento liso, o la caída de baldosas en las de este otro tipo, por lo que es necesario saber si debajo hay alguna grieta que lo provoque.

Las paredes filtran agua

Otro de los síntomas evidentes que nos empujan a la reparación de pavimentos de una piscina es que las paredes filtren agua de la tierra que la rodea o por el contrario, que la propia piscina pierda agua. Evidentemente, la mejor manera de comprobar si se nos filtra agua al interior de la piscina es estando completamente vacía. De ser así, podremos comprobar cómo aparecen humedades en las paredes que hacen que gradualmente gotee agua.

Por el caso contrario, si con la piscina llena vemos que el nivel de agua baja constantemente es un claro aviso de que tenemos que llevar a cabo una reparación de pavimentos en la piscina antes de que sea demasiado tarde.

Cómo hacer una reparación de pavimentos en una piscina

Para saber cómo hacer una reparación de pavimentos en una piscina tenemos que prestar atención al tipo de materiales que la forman. De manera general, la mayoría de piscinas suelen ser de pavimentos lisos o baldosas, ¿quieres saber cómo se repara?

Si tiene baldosas

Este sistema nos ahorra mucho trabajo de año en año a la hora de acondicionar nuestra zona de baño y también nos evita un gasto en pintura, pero a la hora de reparar las grietas puede que sea más trabajoso.

Cuando se localiza una grieta en una pared con baldosas hay que, evidentemente, retirar las que están sobre esa zona, si es que no se han caído ya. Hay que quitarlas creando una zona cuadrada, ya que de ese modo, una vez terminada la reparación de pavimentos en la piscina, será más fácil colocarlas de nuevo.

Cuando se accede a la grieta se examina y, normalmente, se abre un poco más para llegar a su origen y poder aplicar un pavimento impermeable que selle todo el espacio de manera correcta y frene las filtraciones. Una vez que lo tengamos todo sellado, liso y seco, se podrán volver a poner las baldosas.

Para evitar accidentes y cortes es también recomendable contar con especialistas para hacer una reparación de juntas en una piscina, además que esto podrá ahorrarte futuros disgustos. En Pavimentos Arnaldo lo sabemos muy bien y tenemos materiales impermeables específicos para este tipo de reformas.

Si el pavimento es liso

En estas construcciones se hacen mucho más evidentes las posibles grietas en las paredes, y además, el acceso a su reparación es mucho más fácil ya que no tenemos que retirar nada, quizá solo algo de pintura que, de todos modos, tendríamos que eliminar para poder acondicionarla de manera correcta.

La reparación de pavimentos en una piscina de firme liso es como en el caso anterior cuando aparece una grieta: se accede a ella, se llega a su origen, se aplica el material correcto y se sella para que te puedas olvidar de futuros problemas, ¡así de sencillo!

¿Crees que puedes tener filtraciones en tus paredes? No dejes que sea demasiado tarde, cuentas con los mejores especialistas en la reparación de pavimentos en una piscina en pavimentosarnaldo.com, ¡quedará como nueva!